Inicio Juan Benito
 
     
 
Rima Jotabé



Documentación Formal de la Rima Jotabé



RIMA JOTABÉ



Rima Jotabé



  La Rima Jotabé

Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé (Versión de 2017)


Descárgala en pdf


NOTA DEL CREADOR DE LA RIMA JOTABÉ

La Rima Jotabé, incluyendo todas sus variantes, son una nueva estructura estrófica neoclásica con la que poder componer poemas al más puro estilo clásico, pero con una arquitectura nueva, fresca, además de sólida y preestablecida, con la cual deseo aportar mi granito de arena a la inmensa playa de las composiciones clásicas, y con ello, si fuere posible, enaltecer aún más la poesía y la poética mundial, pues todos los aspectos de la vida, a medida que ha ido transcurriendo el tiempo, han ido evolucionado intentando siempre superarse en todos los aspectos y supuestos, o bien, ampliando sus horizontes hacia otros ámbitos o acepciones, excepto la composición de poesía clásica, la cual no ha variado en exceso en los últimos siglos manteniendo las mismas clásicas estructuras de estrofas y de poemas estróficos harto conocidos por todos los poetas.

Así, todo poeta que decide escribir con una métrica y rima preestablecida, siempre ha tenido que recurrir a las mismas conocidas estrofas como el cuarteto, el serventesio, la cuarteta, la redondilla… o bien, recurrir a las estructuras estróficas que podíamos calificar como “de siempre”, como el soneto, la espinela, la octava real, la octava italiana, el ovillejo, el zéjel... Mas, este extremo en el año 2009 cambió, pues desde ese año los poetas podemos hacer uso de los poemas estróficos en Rima Jotabé, con todas sus variantes, que, viene a ser ese oasis donde poder beber de esa agua fresca que siempre nos ofrece la poesía, con una estructura sugestiva y cautivadora que es todo un reto para los poetas.

Además, la Rima Jotabé también ofrece una nueva estructura de estrofa, el Terzo, el cual es un terceto que no rima al uso como lo hacen todos los tercetos, sino que rima de una manera especial, personal, única y característica, confiriendo a los poemas en Rima Jotabé un carácter propio y único.

Así la Rima Jotabé, aúna en tan sólo once versos, dos nuevas aportaciones a la poética mundial, la propia estructura estrófica llamada Rima Jotabé, y el Terzo, novedosa y última estrofa de tres versos de estos poemas.

Aquí debo apuntar que la estrofa Terzo, tan sólo puede ser utilizada en los poemas estróficos en Rima Jotabé, pues su singular manera de rimar, lo hacen de utilización única en esta novedosa estructura estrófica que estamos estudiando.


Excmo. Sr. Mosén
Juan Benito Rodríguez Manzanares
Poeta, escritor y dramaturgo







DOCUMENTACIÓN FORMAL
DE COMPOSICIÓN DE LOS POEMAS ESTRÓFICOS
EN RIMA JOTABÉ

La Rima Jotabé es una nueva manera neoclásica de componer poemas estróficos para enaltecer aún más, si cabe, el mundo de la poesía en el ámbito de la poética mundial.

Además, tomando como base los poemas estróficos compuestos en Rima Jotabé, se pueden componer en diferentes variantes de la rima y, además, realizar algunas composiciones más extensas que un solo poema, y algunas composiciones visuales, haciendo de la Rima Jotabé y todas sus variantes, un verdadero micro mundo dentro de la poética mundial con el que poder satisfacer todas las necesidades del poeta más exigente, experimentado y aventajado y del poeta neófito que comienza a dar su primeros pasos en el mundo de la poesía.

La primera Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé, fue liberada a la Comunidad Poética Mundial, el 18 de junio de 2009 a las 09:49 horas, siendo esta la versión actualizada de 2017, liberada a la Comunidad Poética Mundial el 19 de junio de 2017 a las 11:53 horas.






LA RIMA JOTABÉ

El término Rima Jotabé hace referencia a la secuencia de versos que a continuación se especifica y que constituye la estructura básica de los poemas en Rima Jotabé y todas sus variantes;

A; A; B; B; B, B, C; C; A, B, C;

Nunca bajo ningún concepto, se puede variar o alterar de ningún modo esta estructura de versos para componer en Rima Jotabé, los cuales podrán ser de arte mayor, (como se indica arriba), incluso con versos alejandrinos, o de arte menor, o bien, formando estructuras más complejas y/o extensas, que forman todas las variantes que los poemas en Rima Jotabé nos ofrece, y en un futuro ofrecerá a todos los poetas para hacer las delicias de nuestras composiciones, pero siempre, todos los poemas en Rima Jotabé, deberán mantener esta estructura básica.

Cada variante de la Rima Jotabé, ya sea por su número de sílabas, por su número de poemas estróficos consecutivos, o por la manera de situar cada poema en su conjunto para conformar un poema extenso, tiene su nombre propio, nombre al que ya no se le debe anteponer la palabra “rima”, pues el nombre de Rima Jotabé hace referencia a la estructura de los poemas estróficos, y cada variante de la Rima, tiene un nombre que define la variante.

Así, todas las variantes actuales de los poemas estróficos en Rima Jotabé, son las que a continuación de enumeran, Jotabé, Jotabém, Jotabéa, Jotabeí, Jotabeím, Jotabeía, Jotabéjo, Jotabejóm, Jotabejóa, Jotabejoí, Jotabejoím, Jotabejoía y Jotabév.






SOBRE SU NOMBRE

Su nombre podríamos decir que es el epónimo creado, a semejanza de los acrónimos, por la unión escrita de las dos iniciales del nombre del creador de la rima, J. B., Juan Benito, dando como resultado final, el nombre, Jotabé, a la que ha antepuesto la palabra, Rima, para dar a entender desde una primera mirada, que se trata de un nuevo sistema rimado para componer poesía clásica.

Este trámite de utilizar el nombre del autor, creador o inventor de alguna cosa en concreto o algún derivado del mismo como nombre de su creación o invención, ha sido y sigue siendo, ampliamente utilizado en todas las épocas de la vida y en todos los campos de todas las artes y las ciencias, ya sea para designar algún invento, descubrimiento, creación...

Así pues, en el campo de la poética citaré como ejemplos de este compromiso de utilizar el nombre del descubridor, inventor o creador o una derivación del mismo, a Vicente Espinel (1550-1624), poeta que estableció la manera definitiva de la rima para componer las décimas, poniendo su nombre a esta composición, llamándolas, Espinelas. De igual manera a las coplas de pie quebrado se las conoce bajo el nombre de, Manriqueñas, por haber sido utilizado y popularizado este tipo de estrofa por el poeta Jorge Manrique (1440-1479), en su obra Coplas, siendo reconocido mundialmente por ello. Por último, citar el ejemplo de los versos alejandrinos y su compleja manera de realización, cuya descripción se debe al poeta Alexandre de Bernay (Siglo XII).

Al margen de la poética tendríamos ejemplos de lo antedicho en las ciencias y tecnologías con Rudolf Christian Karl Diésel (1858-1913), inventor de los motores diésel que llevan su nombre. James Watt (1736-1819), que le dio su nombre a la unidad de potencia activa llamada vatio. O Heinrich Rudolf Hertz (1857-1894), que utilizó su apellido para darle el nombre de, hercio, a la unidad de frecuencia del Sistema Internacional de Unidades.

Incluso en medicina encontramos este fenómeno de los nombres epónimos, así pues, la enfermedad de Parkinson, debe su nombre a la primera persona que la describió, James Parkinson (1755-1824). Y más recientemente tenemos el Síndrome de Kawasaki, llamado así en honor a quien lo describió por vez primera, Tomisaku Kawasaki (1925).

Así pues, los poemas estróficos en Rima Jotabé, llevan las iniciales de su creador, Juan Benito (1962), en honor a éste, por ser quien los describió por primera vez en 2009.






SOBRE LA RIMA JOTABÉ

La Rima Jotabé son poemas estróficos compuestos en su manera básica, que fue como fueron descritos por primera vez en 2009, por once versos endecasílabos, los cuáles han de utilizar siempre la rima consonante o perfecta.

La rima asonante o imperfecta no está admitida ni descrita como buena para la composición de estos poemas estróficos, y, evidentemente no pueden haber poemas en Rima Jotabé con rima estrampa (blanca), pues perderían la esencia de la estructura estrófica, la cual se basa en la utilización de una rima predefinida que ha de cumplirse en todo momento, pues de no ser así, el Terzo perdería su función vital para la que ha sido creado, y el poema dejaría de ser un poema compuesto en Rima Jotabé, para pasar a ser tan sólo once versos distribuidos de una manera concreta.

Además, dentro del nombre genérico de estos poemas estróficos, está incluida explícitamente la palabra, Rima, por lo tanto, sería ilógico que una estructura estrófica basada por entero en la rima, pudiera tener una variante de versos blancos.

También he de apuntar que los poemas estróficos en Rima Jotabé, pueden tener todas las métricas permitidas en cualquier preceptiva poética, y estas métricas van desde los versos bisílabos hasta los versos hexadecasílabos, y muy excepcionalmente, versos octodecasílabos, pero siempre, todos los versos de un mismo poema deben tener la misma métrica, es decir, los poemas en Rima Jotabé no admiten la métrica libre bajo ningún concepto. Así podemos hablar, por ejemplo, de un Jotabé eneasílabo, y eso quiere decir que todos los versos de ese poema tendrán nueve sílabas métricas sin ninguna excepción.

Los poemas en Rima Jotabé, están divididos en cuatro estrofas, siendo la primera de ellas un pareado, la segunda un cuerpo monorrimo compuesto a imagen y semejanza de los Tetrástrofos Monorrimos o Cuadernas Vía. La tercera estrofa es un segundo pareado y, la última estrofa es un Terzo, siendo esta última estrofa una total novedad en la poética mundial, y, además, el alma de los poemas compuestos en Rima Jotabé.

Como apunte anecdótico, citar que como creador de la Rima Jotabé, siempre he dicho que mi creación tiene cuerpo y alma, y que por tal motivo es una creación “viva”. Ya que su cuerpo es el “cuerpo monorrimo” central del poema, y el alma es el Terzo, estrofa final y novedosa de los poemas estróficos compuestos en Rima Jotabé.






LA ESTRUCTURA DE LA RIMA JOTABÉ

La estructura básica de los poemas estróficos en Rima Jotabé, como citaba anteriormente, es la siguiente.

A; A; B; B; B; B; C; C; A; B; C;

La primera vez que se definió la estructura de los poemas estróficos en Rima Jotabé en 2009, fue con versos endecasílabos de rima consonante, es por ello que la estructura básica de esta estructura estrófica es con versos de arte mayor, endecasílabos y de rima consonante, pero en la actualidad, como veremos más adelante, esta estructura estrófica ha evolucionado mucho, abriendo todo un nuevo mundo para la imaginación y buen hacer de los poetas.

En la actualidad, la posibilidad de composición de poemas estróficos en Rima Jotabé, es muy amplia, y como ya he comentado, se pueden componer poemas con versos en todas las métricas que un poeta desee utilizar, manteniendo siempre la estructura establecida indicada en esta sección, y una misma métrica para todos los versos que componen un mismo poema.

En caso de utilizar versos en arte menor, la estructura estrófica sería la misma, tan sólo cambiaría el número de sílabas.

a; a; b; b; b; b; c; c; a; b; c;






DESCRIPCIÓN DE LA RIMA JOTABÉ

Los poemas estróficos en Rima Jotabé, están compuestos, como ya había comentado anteriormente, por cuatro estrofas según el siguiente orden, definición y estructura.

La primera estrofa es un pareado

Para esta primera estrofa y también para la tercera, he querido rescatar esta simple estrofa, pues a pesar de ser una de las más antiguas dentro de la poética mundial, siempre ha estado bastante olvidada o simplemente unida a entornos populares como los refranes y proverbios, o al entorno infantil por su facilidad de aprendizaje, y bien merecía esta estrofa tener un puesto relevante en la poética mundial.

La segunda estrofa es un cuerpo monorrimo

La segunda estrofa un cuerpo monorrimo de cuatro versos, tomando como base para la realización del mismo, la manera en cómo se estructura y realiza la composición poética llamada Cuaderna Vía o Tetrástrofo Monorrimo muy utilizada durante el Mester de Clerecía, siendo uno de sus máximos exponentes, Gonzalo de Berceo (1190-1264). Pero hemos de tener presente que estas composiciones, máximos exponentes del siglo XII, se componían siempre con versos alejandrinos, y el cuerpo monorrimo de los poemas en Rima Jotabé, puede adaptarse a cualquier métrica.

También se utiliza una estructura similar de versos de igual rima, en los Zéjeles, salvo que, en esta centenaria composición, los versos utilizados eran de arte menor. Quedando el cuerpo monorrimo de las Rima Jotabé descrita por primera vez en la primera Documentación Formal, en un punto intermedio entre ambas estrofas, pues los poemas Jotabé básicos y primarios, como he citado anteriormente, están compuestos con versos endecasílabos.

La tercera estrofa es un segundo pareado

Para esta tercera estrofa, podemos aplicar la misma explicación que para la primera estrofa.

La cuarta estrofa es un Terzo

La cuarta estrofa es realmente, como ya he citado, el alma de los poemas compuestos en Rima Jotabé, pues es una estrofa totalmente nueva nunca antes utilizada en la poética mundial, la cual se comenta y explica ampliamente en una sección aparte.






EL TERZO

Un Terzo es un terceto, pero que no rima como lo hacen habitualmente los tercetos convencionales, sino que lo hace de una manera novedosa e ingeniosa, siendo el Terzo realmente quien le da a los poemas compuestos en Rima Jotabé su característica diferente y diferenciadora de todas las demás estructuras estróficas en todo el ámbito de la poética mundial.

El Terzo rima de la siguiente manera.

El primer verso del Terzo rima con el primer pareado del poema.
El segundo verso del Terzo rima con el cuerpo monorrimo central del poema.
El tercer verso del Terzo rima con el segundo pareado del poema.

Con esta disposición en su rima, se conforma una estructura que hace del Terzo un nexo de unión o concatenación entre el final del poema, el principio y centro del mismo en lo que a la rima se refiere, dándole este extremo una gran significación de conjunto a los poemas compuestos en Rima Jotabé.

Esta estructura de los poemas compuestos en Rima Jotabé y su Terzo final que une todo el poema en sí, es una total novedad en la poética mundial de todos los tiempos, pues nunca se ha realizado en el campo de la composición poética nada parecido, constituyendo todo un reto para los poetas que quieran enfrentarse a él, y un nuevo mundo de posibilidades para los poetas que deseen componer poesía con un aire fresco a la vez que clásico.

Esta estructura ofrece una complejidad añadida, pues en un mismo poema de tan sólo once versos, cinco de ellos deben rimar de la misma manera, a saber, el cuerpo monorrimo con su correspondiente verso del Terzo, (el segundo), mas, es en este extremo donde el oficio de poeta debe ponerse en valor y utilizar sus artes más hábiles, para que el poema suene agradable al oído, exprese lo que el poeta desea expresar y mantenga la estructura del poema intacta.

Ejemplos de poemas en Rima Jotabé.

Preso de ti

(Jotabé)


Llueve en el fondo de mi corazón
ahogando mi angustiada pasión,

en un mar falto de toda ternura
donde a mi alma con súbita premura
tus viles y malas artes tortura,
convirtiendo en vinagre mi dulzura.

No te bastó como a Judas, un beso,
emponzoñado de veneno avieso…

Quisiste matarme toda ilusión
de la manera más áspera y dura…
pues en ti sabías, que estaba preso.


Juan Benito Rodríguez Manzanares



Cupido, Cupido…

(Jotabé)


Esta mañana, el amor me ha llegado,
envuelto en la niebla, muy camuflado.

Derramando chispazos de vida,
con su llama firma bien encendida.
Queriendo curar una vieja herida,
como bálsamo, de esta alma sufrida.

Será en mis labios, la mejor sonrisa,
perfumada de vida, en suave brisa.

En este cuadro de amor consumado,
seré pincel que acaricia enseguida,
para adorarte mi vida, sin prisa.


Noé Zenón Suárez Casielles






COMPOSICIÓN DE LOS
POEMAS ESTRÓFICOS EN RIMA JOTABÉ


Al margen de las oportunas orientaciones de cómo se componen los poemas en Rima Jotabé, es necesario apuntar que este tipo de composición estrófica, como todas las que hay en el universo poético mundial, se rige por completo por la forma de composición que las preceptivas poéticas de cada país hayan regulado, con todos los considerandos que estas conlleven, sin ningún tipo de excepción, pues la Rima Jotabé no está al margen de seguir los dictados que la poética mundial ha regulado para la buena composición de poemas.

Así se pueden utilizar todos los tropos y recursos poéticos que la preceptiva poética que utilicemos nos ponga a nuestro alcance.

Metáfora, sinalefa, prosopopeya, asíndeton, polisíndeton, hiato poético, oxímoron, alegoría, anáfora, antítesis…
Figuras de dicción, figuras de pensamiento…
Acentuaciones diversas.
Todo, absolutamente todo lo que la preceptiva poética ponga en nuestras manos.

Los poemas estróficos en Rima Jotabé pueden ir sucediéndose uno tras otro sin ningún tipo de problema, siendo el número total de ellos, el que el poeta estime oportuno para poder completar la idea que desea transmitir en su poema. Siempre, evidentemente, que en cada uno de los poemas que compongan el poema final en su conjunto, se mantenga su estructura prestablecida y se vayan sucediendo completos un poema en Rima Jotabé tras otro, con sus cuatro estrofas y sus once versos, dando lugar a poemas más extensos, compuestos por dos, tres, cuatro… quince, dieciséis… o más poemas en Rima Jotabé o alguna de las variantes admitidas.

Como las cuatro estrofas de los poemas Jotabé deben ir separadas por un renglón vacío, como suele hacerse con todos los poemas estróficos, cuando se van encadenando varios poemas en alguna de las variantes de la Rima Jotabé uno tras otro, entre el final de uno de ellos y el principio del siguiente, deben dejarse dos renglones de separación, para dejar claro y patente, dónde acaba un poema y dónde empieza el siguiente tan sólo con una breve mirada, aunque un poeta curtido en Rima Jotabé sepa detectar este extremo sin ninguna dificultad.






ACENTUACIÓN FONÉTICA (RITMO)

Ahora bien, continuando con la redacción de esta Documentación Formal de composición de poesías en Rima Jotabé, he de decir que los pilares de todo poema clásico son la métrica, la rima y la acentuación fonética.

Mas, con respecto a la acentuación fonética, he de comentar que no son pocos los poetas que han prescindido de ella y la han sacrificado en sus poemas, sustituyéndola por el llamado, ritmo interno de los versos, no porque los versos que poseen una perfecta acentuación fonética no posean un ritmo interno melodioso, cadencioso y agradable bajo todos los supuestos en las composiciones poéticas que lo utilizan, sino porque la acentuación fonética, es lo primero que todo poeta sacrifica en favor de la rima y la métrica, pues estos dos pilares básicos y fundamentales, de los tres mencionados, son los que realmente marcan la poética mundial, y son los realmente intocables en la poesía clásica de todos los tiempos.

Debo decir que un poema con una acentuación fonética correcta, (heroica, dactílica, sáfica…), es muy agradable al oído y son ciertamente complejas de realizar para los poetas que las implementen en sus versos, aunque en algunas ocasiones hay ciertas acentuaciones fonéticas, como la llamada Simétrica, que puede llegar a ser un tanto monótona, pues, la acentuación de los versos recae en todas las vocales pares, produciendo como un “sube y baja” en la modulación de la voz del lector o recitador del poema que puede llegar a ser ciertamente rutinaria o cansina, tanto para quien lo declama como para quien lo oye.

Por otra parte, el ritmo interno de los versos, normalmente siempre se ha asociado a la acentuación fonética de los mismos, así, la composición de los versos de los poemas estróficos en Rima Jotabé, siguen las mismas normas de acentuación fonética existentes en la preceptiva poética para todos los versos con sus diferentes medidas métricas, (octosílabos, endecasílabos, alejandrinos…), pues por extensión en la poética mundial, todas las métricas de los versos, independientemente del poema que los acoja, deben cumplir las mismas directrices fonéticas.

Es sabido que la acentuación simétrica, es con diferencia, la más musical de todas las acentuaciones que se pueden utilizar en los versos, pero a la vez también es sabido que, aun siendo la más monótona, como comentaba en el párrafo anterior, y además, también es, y con diferencia, la más compleja de realizar. Esta acentuación fonética simétrica y todas las existentes, se pueden utilizar en la composición de los poemas en Rima Jotabé y en cualquiera de sus variantes.

Mas, aún a pesar de ello y sabiendo de las bondades de las acentuaciones fonéticas, para los versos en los poemas estróficos en Rima Jotabé, dejo este extremo de la acentuación fonética en manos del albedrío del poeta que realice los poemas, dado que al introducir encabalgamientos, paradas interversales o la propia manera de entender la poesía del rapsoda que los esté recitando o usuario de poesía que esté leyendo, la acentuación fonética es, como ya he comentado, el primero de los tres pilares básicos de la composición clásica de poemas que se sacrifica en aras de una recitación o lectura coherente del poema.

Además, también hemos de tener presente que, utilizando una determinada acentuación fonética, hay muchas palabras dentro de los diccionarios de las diferentes lenguas en que se compongan los poemas, que estarán totalmente condenadas y nunca podrán ser utilizadas en los versos que utilicen cierta acentuación fonética, pues la acentuación gramatical de las palabras no coincidirá con la acentuación fonética de los versos.

Pero de lo que no pueden carecer los versos de los poemas en Rima Jotabé, y por extensión ninguna otra manera de componer poesía, es de musicalidad, pues la musicalidad interna de los versos es realmente lo que va a dotar de ritmo y belleza a los mismos y con ello, al poema en su conjunto.

Así que uniría el ritmo, (más que a la acentuación fonética), a la musicalidad interna de los versos en sí mismos y al resultado final de la composición poética una vez recitada o leída, la cual debe ser agradable al oído y dulce en su lectura y recitación.

Aquí quiero anotar que los más grandes poetas de toda la historia, entre los que puedo citar a Joanot Martorell (1413-1468) “Lo temps es tal que tot animal brut”. Víctor Hugo (1802-1885) “Jolies femmes”. Marqués de Santillana (1398-1458) “Soneto a San Andrés”. Vicente Gallego (1963) “Joan Vinyoli”. Amado Nervo (1870-1919) “El celaje”. Francesco Petrarca (1304-1374) “Voi ch’ascoltate in rime sparse il sueono”. Fernando Pessoa (1888-1935) “Ah um soneto!!!”. Luis de Góngora (1561-1627) “De la brevedad engañosa de la vida”. Francisco de Quevedo (1580-1645) “Muerte y vida”. Manuel Machado (1874-1947) “El caballero de la mano en el pecho”. Rubén Darío (1867-1916) “Al maestre Gonzalo de Berceo”. Antonio Machado (1875-1939) “Rosa de fuego”. Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) “Céfiro dulce que navegando alado”. Carlos Marzal (1961) “La tregua”. Miguel Hernández (1910-1942) “Llamo al toro de España”, Wiliam Shakespeare (1564-1616) “Sonnet XXIX”, y muchos otros grandes poetas de la poética mundial, han sacrificado la acentuación fonética preestablecida en la preceptiva poética, en aras de una musicalidad interna en los versos, y, aun así, los poemas que acogen dichos versos, son verdaderos estandartes y abanderados de sus respectivas poéticas.






RIMA

Con respecto a la rima, otro de los pilares de la poesía clásica, los poemas en Rima Jotabé siempre han de estar compuestos con rima consonante o perfecta, como ya había citado, no siendo válidos los poemas en Rima Jotabé compuestos con rima asonante o imperfecta, y evidentemente, no pueden existir poemas Jotabé compuestos con rima estrampa (verso blanco), pues perdería toda su estructura y el alma de los poemas Jotabé, pues el Terzo no tendría razón de ser al no tener que rimar nada con nada, ya que como he comentado anteriormente, el Terzo es el alma de los poemas en Rima Jotabé, y una parte fundamental en la estructura diferenciadora de los poemas Jotabé de cualquier otro tipo de composición de poemas clásicos.

En los poemas estróficos Jotabé, ninguna de las tres primeras estrofas puede acabar utilizando la misma combinación de consonantes y vocales para efectuar la rima consonante, pues de este modo también se perdería el efecto del Terzo.

También es recomendable, pues dota de más musicalidad al poema, que la vocal temática de la palabra que efectúa la rima, es decir, la vocal tónica de la palabra con que se efectúa la rima, más todas las vocales que puedan acompañar a esta para realizar la rima, sea diferente en las tres primeras estrofas, para que el efecto sonoro en el Terzo final sea brillante y diferente.

Es preceptivo comentar que dentro de un mismo poema en Rima Jotabé, no puede existir una misma rima entre cualquiera de sus tres primeras estrofas, pues en ese caso el Terzo final tendría dos versos que rimarían de la misma manera, perdiendo esta novedosa estrofa el alma que la caracteriza y su sonoridad a la hora de declamarlo e incluso a la hora de leerlo.

Ejemplos de rimas no admitidas.

Pareado; -or
Cuerpo monorrimo; -ama
Pareado; -or

--

Pareado; -ora
Cuerpo monorrimo; -ora
Pareado; -ir

Y por supuesto, está totalmente prohibido que las tres primeras estrofas rimen de igual manera, en primer lugar, porque no habría diferenciación entre las tres primeras estrofas, y en segundo lugar porque al Terzo final también se le harían coincidir sus tres versos con la misma rima, dando lugar a un poema de once versos en los que todos ellos rimaría de igual manera, dejando totalmente de ser un poema compuesto en Rima Jotabé.

Ejemplos de rimas prohibidas.

Pareado; -al
Cuerpo monorrimo; -al
Pareado; -al

--

Pareado; -ante
Cuerpo monorrimo; -ante
Pareado; -ante

Asimismo, desde esta Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé, se recomienda que la vocal temática utilizada en las rimas de las tres primeras estrofas y las vocales que acompañen a la temática en la composición de la rima, tampoco sea la misma por el mismo motivo citado anteriormente, ya que la musicalidad del poema se reduciría drásticamente, además de dar una imagen bastante pobre al poema y del poeta.

Ejemplos de rimas no recomendadas.

Pareado; -ida
Cuerpo monorrimo; -ina
Pareado; -elo

--

Pareado; -ema
Cuerpo monorrimo; -ón
Pareado; -era

La variante de los poemas en Rima Jotabé llamada Jotabéjo, tiene unas características especiales que se comentarán más adelante en su correspondiente sección.






MÉTRICA

Con respecto a la métrica, los poemas en Rima Jotabé básicos, como ya hemos comentado, son versos de once sílabas métricas, siendo su conteo el preestablecido para todo tipo de versos, en los que entran en juego todas las artes y recursos poéticos de la preceptiva poética, como las sinalefas, hiatos, diéresis, sinéresis... y todos los recursos gramaticales de la lengua en que se estén escribiendo tales como los diptongos, diéresis, hiatos…

Los poemas estróficos Jotabé, se rigen por completo por las normas preestablecidas de la preceptiva poética de la lengua en la cual se compongan, de las acepciones poéticas y literarias, y de todas las figuras gramaticales, poéticas y retóricas que puedan existir en el ámbito de la poética mundial para toda composición poética, y de la gramática de la lengua en que se esté componiendo las poesías.

Los poemas en Rima Jotabé, según su métrica, tienen algunos nombres propios, así tenemos que el primer nombre propio, es precisamente Jotabé, que hace referencia a cómo fueron descritos por primera vez los poemas en Rima Jotabé, así los Jotabé son los poemas compuestos en exclusiva con versos endecasílabos y rima consonante.

Posteriormente fueron descritos los poemas en Rima Jotabé de arte menor, siendo su máximo exponente los poemas octosílabos, los cuales toman un nombre propio, Jotabém, haciendo referencia este nombre a los poemas en Rima Jotabé octosílabos y de rima consonante. La “eme” final hace referencia a “menor” de arte menor.

También fueron descritos los poemas en Rima Jotabé con versos alejandrinos, y estos tomaron el nombre de Jotabéa, haciendo referencia la “a” final a los versos alejandrinos. Así los Jotabéa hacen referencia a los poemas en Rima Jotabé compuestos en exclusiva con versos alejandrinos y rima consonante. Nunca con versos tetradecasílabos.

Y además de estas tres métricas que tienen un nombre propio, cada poeta puede componer sus poemas en Rima Jotabé en la métrica que estime oportuna, añadiendo el número de versos de la métrica de su poema, junto al nombre base de cada medida bajo el título del poema. Así pues, puede haber un Jotabém heptasílabo o trisílabo, un Jotabé eneasílabo, dodecasílabo o hexadecasílabo.






MODALIDADES Y VARIANTES DE LA RIMA JOTABÉ

Los poemas compuestos en Rima Jotabé, disponen de una gran cantidad de variantes en todos los sentidos, ya sea en métrica, en rima o por su aspecto visual al componerlos.

No obstante, todas las variantes deben mantener la estructura ya comentada ampliamente en cada uno de los poemas, siendo esta una condición indispensable.

Se recomienda, como se puede ver en todos los ejemplos de esta Documentación Formal de composición de poesías en Rima Jotabé, que, bajo el título del poema, se especifique la variante que se a utilizado para componer el poema.

Asimismo, opcionalmente, cuando un poema esté compuesto por varios poemas estróficos en alguna variante de la Rima Jotabé, y se haya especificado bajo el título dicha variante utilizada, se puede anteponer a la misma la cantidad de poemas que componen el poema en su conjunto, excepto cuando esa extensión tenga un nombre propio, como el Jotabeí, Jotabeím, Jotabeía, Jotabejoí, Jotabejoím, Jotabejoía o Jotabév.

Ejemplo.

Desamparado

(2 Jotabém)


Y sucedió en noche buena,
bien recuerdo, triste escena.

Un niño tocó a mi puerta
con su manecita yerta,
como un ángel que deserta,
su alma ya traía muerta.

Con voz de melancolía,
huérfano soy, me decía.

Cuando me contó su pena
le dejé la puerta abierta
y le ofrecí compañía.


Traje limpio con corbata,
en su cuello cruz de plata,

es lo que más anhelaba.
Solito en el mundo estaba,
su padre lo maltrataba
y la gente lo humillaba.

Vagaba en la noche oscura,
dormía entre la basura,

¡Ah, qué vida tan ingrata!
Un dolor lo atormentaba;
le di mi amor y ternura.


Luis Enrique Fernández Ruíz






POR SU MÉTRICA

Jotabé

El Jotabé es la forma básica de los poemas compuestos en Rima Jotabé.

Esta denominación hace referencia sólo a los poemas compuestos por once versos endecasílabos y con rima consonante.

Bajo el nombre de Jotabé puede haber un sólo poema estrófico o varios consecutivos, excepto si son once los poemas que van seguidos, pues entonces toma el nombre específico de Jotabeí.

Ejemplos.

A Mistium

(Jotabé)


Pienso cuánto te debo y lo agradezco,
porque a tu lado nunca desfallezco.

Sabes dar ese impulso necesario,
siempre tan generoso y solidario
a cuantos te rodean cual rosario,
con tu espíritu llano y literario.

En este libro el tiempo nos apremia,
los silencios nos hablan de bohemia.

Lo escribo en singular y te lo ofrezco,
pero somos legión y un operario
pues con tu gratitud, das academia.


Cecilia Codina Masachs



Virgen de los Desamparados

(2 Jotabé)


Esplendor entre naranjos frondosos,
flores de azahar, perfumes grandiosos,

adornáis de resplandor su retina.
Desde su trono en tierra levantina
extiende su protección serafina
al mundo, bella Virgen peregrina.

Madre de Dios de los desamparados
todos te veneran en tus traslados.

En tu basílica acoges piadosos
e inocentes y mártires de albina
apostura y futuros desdichados.


Madre eres caudal de gracia divina
que el pueblo con regocijo confina.

E n primavera de mayo florido
amparas al hombre errante, perdido,
hambriento, desamparado y está hundido
en el más lóbrego averno temido.

Reina de limpia imagen celestial
eres orgullo y dignidad jovial.

En la Capilla tu luz ilumina
al mundo que a tus pies está rendido
desde arraigo real hasta imperial.


Constantino Yáñez Villaescusa

(Poema ganador del Segundo Accésit del,
VI Certamen Poético Internacional, Rima Jotabé)



Jotabé (Número de sílabas)

Estos poemas están compuestos por once versos de arte mayor, de métrica diferente a la endecasílaba y los versos alejandrinos, pues estos tienen sus nombres propios, Jotabé y Jotabéa respectivamente.

Esta variante del Jotabé con un número de sílabas diferente a los endecasílabos y alejandrinos, puede constituirla un sólo Jotabé o varios seguidos, incluso once poemas estróficos consecutivos, pues la composición final nunca constituiría un Jotabeí ni un Jotabeía.

Junto al nombre de la variante de la Rima Jotabé utilizada, siempre debe ponerse el nombre de la métrica utilizada.

Ejemplo.

~

(Jotabé dodecasílabo)


Reinventando la esencia, con sabor ron;
de los días que advienen sin el zurrón.

Nada o todo descubro, más de lo mismo.
Pareciese la vida empeñarse en sismo.
Pautas, reglas, medidas, de cataclismo.
Convenciones, perjuicios, dispar ciclismo.

Convertirme no quiero en esa hojarasca,
sujetada al esquema que rancio rasca.

Circunstancias, eventos, como turrón;
de un incurrido y errado expresionismo.
Consumando la vida fría en borrasca.


Anabel García Medina


Jotabém

Estos poemas están compuestos en Rima Jotabé, pero en arte menor y con una métrica octosílaba en exclusiva.

Estos poemas pueden ser tan sólo un poema estrófico o una serie de ellos, excepto si esa sucesión de poemas es once, pues en ese caso el poema toma el nombre de Jotabeím.

Ejemplo.

A un amigo

(Jotabém)


Poema dedicado a
Juan Benito Rodríguez Manzanares

Por animarme cuando nadie lo hacía,
Por apoyarme y prestarme su ayuda incondicional.
Por aguantar mi inexperiencia y mis numerosas dudas.

Gracias



Sin querer y sin saber
eres agua que beber.

Tus palabras me conmueven
y tus versos me remueven,
pues en este alma promueven
cantos que del cielo llueven.

Abres el duro camino
que con poemas termino.

Y sin mi lápiz torcer
traes duendes que me eleven
a este sueño libertino.


Esther Abellán Rodes


Jotabém (número de sílabas)

Estos poemas están compuestos por once versos de arte menor de métrica diferente a la octosílaba, pues estos tienen su nombre propio, Jotabém.

Esta modalidad del Jotabém con un número de sílabas diferente a la octosílaba, puede constituirla un sólo Jotabém o varios seguidos, incluso once poemas estróficos consecutivos, pues la composición final nunca constituiría un Jotabeím.

Junto al nombre de la variante de la Rima Jotabé utilizada, siempre debe ponerse el nombre de la métrica utilizada.

Ejemplo.

Don elefante

(Jotabém pentasílabo)


Don elefante
trompa adelante

camina lento,
con mucho tiento
si el pavimento
es de cemento.

No apura el paso
ni por si acaso.

Se ve elegante
su movimiento
a suelo raso.


Idis Parra Batista


Jotabéa

Estos poemas están compuestos por once versos alejandrinos, y sólo alejandrinos, con sus particularidades específicas a la hora de su realización.

Mas, como existen los versos tetradecasílabos, y estos no siguen las directrices de composición de los versos alejandrinos, sino que son tan sólo versos que su conteo silábico suman catorce sílabas, puede darse el caso de que un poeta decida componer un poeta Jotabé tetradecasílabo, que no sería un Jotabéa bajo ningún concepto.

Estos poemas pueden estar compuestos por un solo poema estrófico o una sucesión de ellos de cualquier número, pero cuando esa sucesión sean once Jotabéa, el poema toma el nombre propio de Jotabeía.

Ejemplo.

Diosa del Olimpo

(Jotabéa)


Mi diosa del Olimpo, linda flor de colores,
beber en esa boca, me produce calores.

Tus labios son canela, tu besar cosa fina,
encienden los sentidos, degustarlos fascina.
Tu cuerpo primoroso, mi locura conmina,
llevándome hasta el cielo, tu querer que ilumina.

Zozobro en tus torrentes, enloquezco en tus mares.
¡Me pierdo en tus amores, de ternuras dispares!

Bebamos las esencias del jardín y sus flores,
colmando de dulzores nuestra fuente divina.
Llenándonos de gozos, matando los pesares.


Manuel Ángel Calzón Díaz



Rehacer

(Jotabé tetradecasílabo)


Imprudente, desafiando cotextos: – ¡llegaste!
Y mi vida con osado parecer gravaste.

Trocaste la rivalidad por auto exigencia.
Hiciste de la maternidad una experiencia.
Me desarraigaste del yo sin la prepotencia.
Y me auto devine en ambiciosa inteligencia.

Nunca la improvisación fue por mí tan acorde.
Deshaciendo mis impurezas, llevándome al borde.

Y yo que vagaba perdida, tú me encontraste.
Dominando majestuoso, tierno; mi violencia.
¡Gracias! por el hilo de paciencia tierno al borde.


Anabel García Medina






POR SU EXTENSIÓN

Aunque como hemos visto en la sección anterior, y veremos más adelante, que hay algunos poemas que pueden estar compuestos en su totalidad por más de un poema estrófico y con ello tienen una extensión variable según los poemas utilizados en su realización de un poema más extenso, hay algunas variantes que tienen un número de poemas consecutivos determinados y con ello un nombre propio y un apelativo también propio.

Jotabeí

La Composición Redonda del Jotabé.

Es un poema compuesto por once poemas Jotabé. Esta es la llamada, Composición Redonda, de la Rima Jotabé, pues sería una sucesión de once Jotabé, con lo cual obtenemos un poema compuesto por once Jotabé, de once versos en cada uno y a su vez de once sílabas métricas cada verso.

Ejemplo.

¿Qué pasará?


(Jotabeí)


I

¿Qué pasará de mi sombrilla verde
que su techumbre natural se pierde?

Cuando el sol implacable y crudo pasa
con sus mandíbulas de fuego, brasa
seremos, retorcidos sin la casa
natural, la arboleda se hace escasa.

El llanto en cada poro vuelto río,
portentoso torrente, escalofrío,

sobre la piel la enfermedad nos muerde;
y el mundo se derrite entre su masa.
Espero que Dios, frene el desvarío.


II

¿Qué pasará?, la angelical sombrilla
verde, cambio su faz, toda amarilla

es una viva estampa de la muerte,
¿el globo terrenal echó su suerte?
Si en un espacio corto no revierte
esas facciones mustias, ¡mundo inerte!,

seremos uno más del cataclismo.
Llenemos nuestro espacio de optimismo,

plantemos cada cual una semilla
que a golpe de conciencia se haga fuerte,
a un paso de caer en el abismo.


III

¿Qué pasará si del glacial nos llega
la voz del sol enajenada entrega?

Toda la paz del ártico agredida
conduce al astro rey esta embestida,
para dejar la mole derretida,
una locura de hielo consumida,

un derrumbe total desde la altura.
Que frene el hombre la total locura,

no necesita el mundo un estratega,
hace falta para salvar la vida,
un bálsamo de paz que nos apura.


IV

¿Qué pasará si el mangle se hace escara
y el mar buscando tierra se dispara?

¿Si se estira su lengua salitrera
y de bonanza se vuelve pantera?
¿Qué pasará de la verde pradera
y de mi flamboyán, rojo de espera?

Pobre la palma que despeina el guano,
cegado el horizonte con su mano,

hay que sembrar con bellos la mampara
y vigilar el mar en nuestra esfera.
Porque la duna salve al globo anciano.


V

¿Qué pasará, la luna se ha eclipsado?
O debe ser que un manto oscuro, dado

a una capa de tizne que la traga.
Hay un vuelo de hollín que en ella vaga;
el hombre es quién la eclipsa y quién la llaga,
la muerte viene oculta en una daga

que le parte el azogue de su faz.
La luna tiene atado un antifaz

negro. No puede el sol, desesperado
barrer con tanta infesta, tanta plaga
que la tierra le lanza de incapaz.


Vl

¿Qué pasará?, no corre el viejo río
el que fue corcel de agua, y poderío

puño, sobre sedientas plantaciones,
al trote cantarines aluviones
saltando entre los cerros, culebrones
asustados, ¿qué son? Invocaciones.

La mano criminal le ajusta cuenta
le lanza la inmundicia que revienta

la vena de su cauce en desafío,
las fábricas le parten sus tendones
y la tierra del susto se lamenta.


VII

¿Qué pasará, si el mar se contamina
por una costra negra?, gelatina,

mancha sobre la tez, le deambula
postrado sobre el cuerpo y se acumula
allá donde la sombra disimula
la muerte disfrazada, ni calcula

que fuerte le resulta este bandazo.
La fauna ha recibido éste colazo

que mella el arrecife, le asesina
la vida marinera, se articula
la voz y dice, mato de un abrazo.


VIII

¿Qué pasará, del ave migratoria
que volaba tendida en mi memoria?

Cruzaba la bahía, huyendo al frio,
para anidar un lecho del bajío
tranquilo de placer, que el lomerío
le dio como hospedaje en su plantío.

Se van quedando junto a un cayo, triste
lejanos de calor, porque el despiste

le causa la inclemencia, nueva historia
de un trago de agua amarga de otro río
y el bocado con sal, que da ese alpiste.


IX

¿Qué pasará?, ¿por qué manda la guerra
con ese olor a pólvora que aterra

a pequeños y adultos descubiertos?,
si rezan con los brazos casi abiertos
para tocar sus ruegos, en los puertos
reclamando la paz, en sus conciertos.

Porque ese olor a pólvora se expande
turbia infesta que mata y se hace grande.

La polvareda y fuego al mundo encierra
con la carga dolida de los muertos.
Hace falta la súplica que ablande.


X

¿Qué pasará?, del vaso el agua fresca
que no llega a mis labios, quijotesca

burla, místico entuerto enajenante
que hace impacto directo en mi semblante.
Un espejismo raro, alucinante
es la escasez del líquido importante,

y siento que se agrietan en mi boca
un grupo de tejidos, se hace roca

la lengua y la garganta, que dantesca
la tierra marca un tramo espeluznante;
ahorremos esa gota que nos toca.


XI

¿Qué pasará si un mundo hecho destrozos
solicita calmemos sus sollozos?,

entonces hay que unirnos simplemente
y descontaminar la nave ausente
de paz y de agonía seriamente.
Que se vista de lujo el medioambiente,

que a los pobres el pan les llegue a diario,
que el río llegue al mar limpio al estuario

para entonces, alcemos nuestros gozos
para llevar la luz en el presente,
y el mundo lucirá nuevo vestuario.


Noel León Rodríguez

(Poema ganador del Tercer Premio del,
VI Certamen Poético Internacional, Rima Jotabé)



Jotabeím

La Composición Ovoide del Jotabém.

Es un poema compuesto por once poemas Jotabém. Esta es la llamada, Composición Ovoide, de la Rima Jotabé, pues es una sucesión de once Jotabém, con lo cual obtenemos un poema de once Jotabém, de once versos en cada uno y de ocho sílabas métricas cada verso.

Ejemplo.

Los amantes de la ermita

(Jotabeím)


Eran dos tiernos chavales
tan tiernos como perales

los de aquella vieja ermita
que la tarde fresca imita
y la noche azul edita
cuando el alma dulce grita

en fronda de bello salve
en alas de rosas malve

Igual lo hacen los zarzales
cuando el tiempo necesita
rumbo fijo de su gualve.


No es un amor del ayer
ningún simple amanecer

ni una historia fabulada
ni ese fugaz cuento de hada
que mis ojos de granada
ven en luz de la tablada.

Leían ojos de miel
amor puro de su piel

amantes de gran querer
historia nunca igualada
sabor puro de aguamiel


El sol en ellos giraba
crepúsculo los besaba

mansamente se besaban
pájaros tierra trinaban
y nubes blancas reinaban
qué hermoso, cómo se amaban

con pasión enamorada
bajo luz de la ensenada

la luz lluvia los guiaba
besos en labios rodaban
en esa ermita encantada


Los amantes de la ermita
faros de luz infinita

fuerza vital de leones
bulliciosos corazones
amor de siglos razones
caricias a borbotones

tejedores de esta tarde
fuego de amor fuego que arde

y canción tierna que habita
amorosas estaciones
y de la cual se hace alarde


¡Cobarde aquel que difame!
El amor que se derrame

entre dos tiernos chavales
en ermita de Lumbrales
a luz verde de berzales
en color de los tendales

no habrá quien esto desgracie
ni tanto amor que se espacie

será él un cobarde infame
no secará los frutales
y Dios tu santa fe sacie.


En la ermita atardecía
bajo luz de Andalucía

un romance de ternura
se oía cabalgadura
horizonte es espesura
tierno romance frescura

eran uno para el otro
pecho en relincho de potro

anunciando viene el día
tarde de amante premura
de un beso beso que empotro


Su adiós, ya la tarde anuncia
Dios alegre se pronuncia

la noche de pronto llora
la ermita el romance añora
el recuerdo en pasto mora
y la boca besada ora

eterno amor historiado
de un romance enamorado

en su amor ya no hay renuncia
que el tiempo feliz decora
en verso santificado


Y se marchan encendidos
y no hay caminos perdidos

ya no hay luz en la tablada
van con voz enamoradal
la tarde fría, callada,
se marchan con la alborada

lo contado a ser creído
y en poema, consentido

los amantes consentidos
historia jamás contada
y que yo, bien he aprendido


Y Dios bendiga este amor
de los chavales en flor

la luna recogió brezos
regados en los cerezos
en la hierba verde de rezos
y santiguados belezos

ellos con pluma infinita
los amantes de la ermita

luz romance del pudor
en la luna de tropiezos
que deshoja margarita


Que sepa toda comarca
lo que un gran amor abarca

amor de chavales tiernos
que acompañan los inviernos
odio no creará infiernos
Son ellos cantos eternos

y la vida será ingrata
si alguien esta historia mata

y la ermita es una barca
en corazones falernos
que el amor puro desata


Así terminas historia
canto sublime de gloria

atardecen los amores
perfume vida de flores
canción azul de cantores
canto amor de trovadores

son dos almas de la flora
que el corazón enamora

amantes de la victoria
tierno amor de sus labores
que ese tiempo tanto añora


Pedro Yajure Mejía


Jotabeía

La Composición Cuadrada del Jotabéa.

Es un poema compuesto por once poemas Jotabéa. Esta es la llamada, Composición Cuadrada, de los Jotabéa, pues sería una sucesión de once Jotabéa, con lo cual obtenemos un poema de once Jotabéa, de once versos en cada uno y de catorce sílabas métricas cada verso.

Nota:

Cualquier sucesión de poemas diferente a once, no tienen nombre propio, siendo tan sólo un Jotabé, Jotabém o Jotabéa que contiene un número determinado de estos poemas.

Cualquier otro número de sílabas métricas diferente a la endecasílaba, octosílaba y alejandrina, aunque su número de poemas seguidos sea de once, no pueden ser considerados como las composiciones redonda, ovoide o cuadrada de sus respectivas variantes de la Rima Jotabé.






ESPECIALES

Las versiones especiales de los poemas compuestos en Rima Jotabé, son aquellas que, manteniendo la estructura preestablecida de estos poemas estróficos, tiene una condición específica en la manera de realizar su composición que los hace diferentes a las versiones estándar de composición de poemas estróficos en Rima Jotabé.


Jotabéjo

Es una variante muy especial de la Rima Jotabé basado en el Ovillejo, poema estrófico que se describió por primera vez en el libro La ilustre fregona, escrito por el insigne escritor español don Miguel de Cervantes Saavedra.

Así pues, con ese preámbulo y esta premisa, he de decir que un Jotabéjo es un Jotabé que rima de la misma manera que todos los poemas en Rima Jotabé;

A; A; B; B; B; B; B; C; C; A; B; C;

Pero que como característica especial tiene que el Terzo está compuesto por los versos finales de las tres primeras estrofas.

Estos versos que componen el Terzo del Jotabéjo, deben ser exactamente los mismos que están incluidos en sus respectivas estrofas sin que pueda variar ni una sola palabra. Tan sólo se admite que pueda variar la primera letra del verso de mayúscula a minúscula o viceversa, para que se pueda acondicionar a su nueva disposición.

Así, si numeramos los versos, la disposición del Jotabéjo sería la siguiente;

1A; 2A; 3B; 4B; 5B; 6B; 7C; 8C; 2A; 6B; 8C

Ejemplo.

¡Ay amor!

(Jotabéjo)


Tus ojos acarician mi alma entera,
es por eso mi amor que yo quisiera

formalizar un pacto con Cupido
para que, por mí, pierdas el sentido
y en el rincón más tierno y escondido,
besar tus labios de un rojo encendido.

Y sentir en ellos todo tu amor
pues son, cielo, puro fuego y calor.

Es por eso mi amor que yo quisiera
besar tus labios de un rojo encendido.
Pues son, cielo, puro fuego y calor.


Juan Benito Rodríguez Manzanares


Este nuevo formato de la Rima Jotabé, da paso a todos los formatos clásicos de las diferentes variantes de los poemas en Rima Jotabé, pero con el Terzo formado con los versos finales de las tres primeras estrofas, como se describe en la explicación y definición del Jotabéjo. Así tendríamos el,


Jotabéjo

Jotabéjo (Número de sílabas)

Jotabejoí

Los poemas Jotabejoí serían la forma en que el Jotabéjo realizaría su Composición Redonda de los poemas en Rima Jotabé.

Jotabejóm

Jotabejóm (Número de sílabas)

Jotabejoím

Los poemas Jotabejoím serían la forma en que el Jotabejóm realizaría su Composición Ovoide de los poemas en Rima Jotabé.

Jotabejóa

Jotabejoía

Los poemas Jotabejoía serían la forma en que el Jotabejóa realizaría su Composición Cuadrada de los poemas en Rima Jotabé.






POR SU ASPECTO VISUAL

Los poemas en Rima Jotabé visuales son los que por la disposición de los poemas que componen estas composiciones de más de un poema estrófico en Rima Jotabé, hacen que visualmente compongan una imagen más o menos reconocible.

En esta sección se deben considerar los Jotabeí, Jotabeím, Jotabeía, Jotabejoí, Jotabejoím y los Jotabejoía, ya que su aspecto visual es el que determina sus denominaciones como Composición Redonda, Composición Ovoide y Composición Cuadrada de los poemas compuestos en Rima Jotabé en sus variantes correspondientes.

Pero hay una composición de cinco poemas que es exclusiva de esta sección por su manera de crearse totalmente nueva y visual, el Jotabév.


Jotabév

La Composición Romboide del Jotabém.

Esta composición especial de los poemas en Rima Jotabé, no aporta ninguna diferenciación en la manera de componer poemas propiamente dicho en ninguna de sus variantes, lo que aporta es una forma especial de distribuir algunos poemas para que su visión de conjunto sea lo que marque y dé nombre a su estructura.

Así pues, tenemos que los Jotabév son una sucesión de varios formatos diferentes de poemas en Rima Jotabé, dispuestos de una manera singular para que la visión global ofrezca una imagen romboide, y con esto tenemos que los Jotabév son la Composición Romboide de los poemas compuestos en Rima Jotabé.

Así, podemos definir a los Jotabév, como una sucesión de cinco poemas compuestos en Rima Jotabé, distribuidos de la siguiente manera.

Jotabém
Jotabé
Jotabéa
Jotabé
Jotabém

Y no cabe la posibilidad de otras métricas, debiendo ser siempre y bajo todos los supuestos, estas variantes de los poemas compuestas en Rima Jotabé.

Para esta distribución especial de los poemas compuestos en Rima Jotabé, se recomienda que se presenten siempre centrados en la página que los acoja para que la visión del rombo que forman sea más visible y su aspecto visual el que se espera.


Jotabejóv

De similares características que los Jotabév, pero realizado con poemas compuestos con la variante Jotabéjo.

Así, la distribución de estos poemas sería la siguiente.

Jotabejóm
Jotabéjo
Jotabejóa
Jotabéjo
Jotabejóm






EL ESTRAMBOTE

Como cualquier composición estrófica, los poemas Jotabé, admiten el uso del estrambote, de la manera preestablecida en la preceptiva poética, para ser utilizado en composiciones de cualquier métrica, añadiéndose en modo y forma igual que se haría con cualquier otra composición estrófica.

Los estrambotes también pueden ser incluidos en composiciones de más de un poema estrófico, situándose un solo estrambote al final del último poema en Rima Jotabé que concluya la serie de los mismos, de la manera como indica la preceptiva poética, tomando como base para su composición, este último poema.

Ejemplos.

Rimando

(Jotabém con estrambote)


Muchos poemas haré
con la rima Jotabé.

Porque tiene su figura
la cadencia que asegura
la elegancia y la finura,
de poemas con soltura.

Es su estilo consonante
muy sencillo y elegante,

por eso yo escribiré,
con esta nueva estructura:
desde ahora en adelante.

Impactante
esta forma, que sublima,
la poesía en su rima.


Rafael Humberto Lizarazo Goyeneche



¡Qué Dolor!

(Jotabé con estrambote)


Es la vida tesoro inigualable
y del hombre su amiga incomparable

¡Con todo el resplandor de su belleza!
Regala con virtual naturaleza
de sus campos vestidos de riqueza
sus flores y sus frutos ¡Qué grandeza!

Al hombre dedicado y respetuoso
entrega con fulgor ¡Su amor hermoso!

La vida se presenta imperdonable
Cuando herida de muerte su belleza
el hombre se transforma en un acoso

Momento doloroso
Aquel en que la vida cobra al hombre
¡Y el dolor naciente no tiene nombre!


Yaseret D’Lima



Recelo

(2 Jotabéa con estrambote)


¿Por qué, mujer esquiva tu amor es tan huraño,
has tenido en tu vida doloso desengaño?

Eres una triste alma que constante se queja
y del humano amor y su calor se aleja.
¿Habrá en tu corta vida daño o historia vieja
que abrir tu corazón su recuerdo no deja?

Ya que si algo en la vida tan fuerte rechazamos
es que pena y dolor… o agresión encontramos.

Ven tranquila conmigo no te causaré daño
dame tu corazón y romperé la reja
y verás que felices ¡el mundo conquistamos!


Caminando los dos seremos invencibles,
abriremos caminos de unión indivisibles.

Ya no habrá desconfianza te sentirás segura
correrás jubilosa con valor y soltura
feliz y entusiasmada deseando aventura.
Vivirás la alegría ¡ya no más amargura!

Mirarás el jardín disfrutarás las flores
y verás mariposas de variados colores.

Seremos la pareja de apoyo disponibles.
De recelo y temor ya no más atadura
y veremos del sol sus bellos resplandores.

Y llenos de fulgores,
no tendremos tropiezo ni muro que enfrentar
y podremos gozar un libre caminar.


Evando Valladares Valladares


En las composiciones de versos endecasílabos, el primer verso del estrambote ha de tener siete sílabas métricas y ha de coincidir en rima con el último verso del Terzo inmediatamente anterior a él, y los otros dos versos del estrambote, de once sílabas métricas, han de conformar un pareado, que no debe coincidir en rima con ninguna de las estrofas anteriores del Jotabé al que acompaña.

En las composiciones de versos octosílabos, el primer verso del estrambote ha de tener cuatro sílabas métricas y ha de coincidir en rima con el último verso del Terzo inmediatamente anterior a él, y los otros dos versos del estrambote, de ocho sílabas métricas, han de conformar un pareado, que no debe coincidir en rima con ninguno de las estrofas del Jotabém al que acompaña.

En las composiciones de versos alejandrinos, el primer verso del estrambote ha de tener siete sílabas métricas y ha de coincidir en rima con el último verso del Terzo inmediatamente anterior a él, y los otros dos versos del estrambote, de catorce sílabas métricas siguiendo las normas de composición de los versos alejandrinos, han de conformar un pareado, que no debe coincidir en rima con ninguno de las estrofas del Jotabéa al que acompaña.






EN LA SUCESIÓN DE LOS POEMAS

Siempre que hay una sucesión de poemas, hay que separar uno de otro con dos renglones, para dejar ver de forma clara y evidente dónde acaba un poema y dónde comienza el siguiente, sin detrimento de que cada poema estará dividido correctamente en sus estrofas correspondientes, dejando un renglón entre cada estrofa para separar los versos que componen cada una.

Ejemplo.

Luna inquieta

(2 Jotabé)


La luna iluminaba su coraje
y envolvía el satín de su ropaje,

entre luces, matices y colores.
Se esfumaron, sin más, los sinsabores
que enlutaron el alma con horrores
perpetuos y malignos, los clamores.

Observó fijamente y con presteza,
la luz que deslumbraba la corteza

de un árbol primitivo en el follaje,
cuyo aroma embebía los amores,
cual pintura forjada en la pureza.


Resolvió transitar con su equipaje
sin posar la mirada en el paraje,

que oscuro se perdía en los albores,
sin juzgar su dolor o los rumores,
caminó hasta olvidar los resplandores
en perpetua oración entre las flores.

En su alma, reflejaba la tristeza
y en su voz un quejido sin terneza,

perdido en el clamor de un oleaje
que agotó su razón en estertores
cual gota de rocío en ligereza.


Lila Manrique


Cuando un poema en Rima Jotabé lo componen varios poemas estróficos en alguna de las variantes admitidas, puede haber varias maneras de presentar los poemas que a continuación se describen.


Sin nombre

En esta modalidad, los poemas que componen toda la poesía, se presentan uno tras otro sin más indicación que los dos renglones de separación entre poemas.

Con nombre

En esta modalidad, cada poema estará introducido por un nombre propio, además del nombre genérico del poema, que puede ser bien una palabra, o un verso.

Utilizando esta modalidad, se recomienda que la palabra o verso que introduce al poema, se la distinga del poema en sí, bien poniéndola en cursiva o entre comillas.

Ejemplo.

Jotabeí para mi esposa amada

(Jotabeí)


Son tus labios de mi boca carceleros

Tus labios en mi boca, carceleros
Faros de amor que alumbran mis senderos

Y voy de amor con ellos rebosado
como príncipe de cuento encantado
No sé de día frío y fatigado
Tus labios me hacen sentir muy amado

Y cuando de tus labios estoy lejos
los días que pasan se hacen más viejos

Tus labios son como verdes esteros
del cual el pájaro está enamorado
y mi alma mira con sus catalejos


Tú de mis amores eres la dueña

Tú de mis amores eres la dueña
y en días distantes mi alma te sueña

Tu mística y vaporosa sonrisa
desabotona mi blanca camisa
Tu respiro de mar es esa brisa
que me lleva a tu regazo con prisa

Y tengo de ti tu vida tan buena
como la luz de la sagrada cena

La hora noche contigo no es pequeña
siempre es exacta, conspicua y precisa
tan precisa como la hermosa Helena


Todo cuanto somos es un contento

Voy pastoreando besos discretos
por los bosques de mis labios secretos

Y dejas tu dulzura bendecida
Antojo permanente de mi vida
Mi pensamiento es luz esclarecida
que en tus besos agua, vive dormida

Todo cuanto somos es un contento
Nuestras vidas son puro sentimiento

Los caminos nunca son vericuetos
son senda tierra de una paz florida
que no sabe de dolor, sufrimiento.


En boca inocente de bisoño

Mi boca sedienta en tus labios mojo
mis labios tienen de tu boca el rojo

y que espanta noches de soledad
ritual pavoroso de sequedad
en ellos esa mística piedad
mantiene la boca con humedad

Son fuente dulce tus labios de otoño
en la boca inocente del bisoño

Es por eso que agua clara recojo
cuando pasas tormenta, tempestad
y tus labios en mi boca, retoño.


Tú eres mi balada de amor

Tú eres ardiente balada de amor
que encontré una mañana en una flor

Néctar en copa de pasión absorbo
Las espinas rosas no son estorbo
y tu dulce miel de pétalos sorbo
en cada labio tuyo reabsorbo

Bendita voz, melodiosa canción
Ternura bendita en mi corazón

Y te entrego mi vida de cantor
sin ese aliento perverso del morbo
con la luz divina de mi ilusión.


Gracias por amarme y yo quererte

Tu amor es un desbocado torrente
que moja de vida santa mi frente

Nunca he sabido de tus crueles penas
Fértiles en tu cuerpo mis faenas
Celebro con sinfonías de quenas
comer tus labios, hojaldre de avenas

Todo el tiempo yo quiero amarte y verte
En un instante yo puedo perderte

Si eso pasara, el mundo es diferente
Dolor y la tristeza mis condenas
Y gracias por amarme y yo quererte


Labro tus tierras virginales

Yo quito de tu cuerpo los cendales
Descubro paisajes primaverales

En tu tierra el amor no está dormido
El recuerdo refriega ayer herido
Pero hoy por ti me siento muy Querido
y ya no sé lo que es estar perdido

¡Es que de ti viene balada suave
para posarse en mis ramas como ave!

Labro tus tierras mías virginales
en otrora corazón tan sufrido
ven conmigo al Desierto de Mojave


Tú será la luz de mi alto poniente

Me entrego a ti con amor transparente
Luz diamantina en tu mansa corriente

Tú llenas mi alma de poemas, prosa
Eres tan divina, infinita diosa
Privilegio el tenerte como esposa
en vida placentera y muy gozosa

Por siempre mujer yo voy a tenerte
En trono de vida voy a ponerte

Tú serás la luz de mi alto poniente
Mi seductora blanca mariposa
Eterno amor mío, vengo a traerte


Yo para amarte no tengo horario

Tienes sembrada una fiesta en el alma
de violines parameros que calma

Para amarte no necesito horario
Ni colgado en mi pecho calendario
En tu cintura amante solitario
Amarnos siempre tú y yo es necesario

Me basta para saber la hora un gallo
y el lugar cuando bajas de mi tallo

Y sopla veranos de amor la palma
Tu cuerpo desnudo es mi gran hostiario
y en tu puerto de golondrina encallo


Es tu corazón mi voz, mi tribuna

Tus palabras Jotabés redentores
Tejen filigrana de mis amores

No me alcanza para amarte la luna
Ni que deje en tus besos en ayuna
Chica para mojarte la laguna
Es tu corazón mi voz, mi tribuna

Tu amor es ligero, ágil como el Puma
Ligera y fermentada como espuma

Tus palabras son de mi jardín, flores
De mi vida, encantada la fortuna
que se bate en abanico de pluma


Jotabeí para mi esposa amada

Jotabeí para mi esposa amada
En versos sonoros, ella arrullada

Poema, música del paraíso
Luz amarilla de un bello narciso
Rima con gracia que Dios también quiso
en Valencia, tierra de compromiso

Un Jotabeí es balada de amor
para mi mujer, que es fragante flor

Y verso a verso, mujer exaltada
En Jotabeí de gran compromiso
Luz luminosa de bello color


Pedro Yajure Mejía


(Poema ganador del Segundo Premio, ex aequo, del,
II Certamen Poético, Rima Jotabé)



Entre el nombre y el poema anterior a él, deben dejarse también los dos renglones citados anteriormente.


Con números

Esta modalidad es muy utilizada y suele ser una buena medida para dar a conocer en un momento al lector de cuántos poemas está compuesta esa extensa poesía.

Los números pueden ser romanos o arábigos, siendo los números romanos la mejor opción para este menester, pues le confieren al poema cierto empaque.

Ejemplo.

Una cuneta y un barco de papel

(2 Jotabém)


I

Un toldo quieto y oscuro
levanta en el cielo un muro.

De la natura imponente
el viento dice presente
y la lluvia se presiente
pues el sopor es creciente.

Ha llegado la tormenta;
con tranquilidad se sienta.

Miro un barco, que seguro,
en la cuneta de enfrente
seguir con su rumbo, intenta.


II

Sin detener mi camino
pienso en el frágil destino

de ese barco de papel.
Humilde, sin oropel,
mientras gotas en tropel
lo empapan cual un pincel.

Pienso en el niño artesano
que lo plegó con su mano

A su futuro imagino
humano, cordial y fiel.
Cuidadoso del hermano.


Gladys Susana Pioli Lazo


Entre el número, sea cual fue0re el que se utilice y el poema anterior a él, deben de dejarse también los dos renglones citados anteriormente.


Combinación de números y nombre

Es una combinación de las dos opciones anteriores, en las que los poemas irían numerados y a la misma vez cada una tendría un nombre específico.

El nombre se puede situar a continuación del número, o bien en un renglón aparte bajo el número.

Ejemplo.

Una vida en cuatro actos

(4 Jotabém)


I

Revelación

Tanteando mi entretela
a la luz de inerme vela,

hallé la sabiduría
oculta tras celosía
cual Inés, núbil y pía,
rebosando el alma mía.

Gemí a la verdad desnuda
desde el ponto de la duda:

se tú, en mi mar, estela;
un faro, latente guía,
pues ciega soy, sorda y muda.


II

Miedo

Con lúgubre reverbero
respondió mi cancerbero:

verdugo soy de los dones
de inflamados corazones;
deprimiendo sus razones,
asolando sus bastiones.

Es tu blasón la ignorancia
uncida desde la infancia,

y en un hosco burladero
agonizan tus pregones
de huera y banal instancia.


III

Insumisión

Heme aquí con mis afanes,
mis erráticos desmanes.

Como joven mariposa
seducida por la rosa
delicada y espinosa
de un Saber, manjar y losa.

Abjuré del frenesí
de las cosas "porque sí".

Enfrénteme a los guardianes
soberanos de la prosa
y a su ira carmesí.


IV

Fortaleza

¿Sucumbirá mi navío
ante furor tan bravío,

sometido por el celo
de ignaros de medio pelo,
displicentes con el cielo
e ínfulas de subsuelo.?

Los tiranos poderosos
barruntan como colosos;

arengan el desafío,
son Baal en el Carmelo,
fardando desde sus fosos.


Rosa María Lorenzo Álvarez

(Poema ganador del Segundo Premio, ex aequo, del,
II Certamen Poético, Rima Jotabé)



Con un verso suelto

La forma en cómo se debe situar y utilizar este sistema de verso suelto, es similar a la sección de "Con nombre", salvo que en esta ocasión debe ser un verso suelto, que no rime con ningún verso del poema al que de nombre.

Además, este verso suelto debe ser obligatoriamente, de la misma métrica con que se esté componiendo el poema.






LA RIMA DOBLE

La rima doble en los versos alejandrinos no está muy extendida, de un lado por su complejidad de realización, y por otro lado en los poemas en Rima Jotabé, nunca la había admitido por lo fácil que puede llegar a ser cacofónico un poema por la repetición de la rima en el cuerpo monorrimo, pero mi amiga y pupila Anabel García Medina, me ha demostrado en muchos poemas que este extremo no es así.

Así pues, desde esta versión 2017 de la Documentación Formal de Composición de poemas en Rima Jotabé, la rima doble en los versos alejandrinos está admitida en sus dos variantes. A saber.


Las dos rimas son iguales

La rima interna que en la cesura divide los dos hemistiquios, es la misma que la rima final de esos versos.

Ejemplo.

~

(Jotabéa con rima doble igual y estrambote)


¿Conoces ya su vuelo?, sorteando marmelo.
Me revuelca su anhelo, con brazos terciopelo.

Sus piernas en un lazo, tiernas en mi regazo.
Obsequian el abrazo, que data cual cedazo.
Su sonrisa en chispazo, cual un fuerte sablazo.
Amor que da porrazo, crudo como un hachazo.

En su boca la bruma, como lava de espuma,
todo el tiempo me arruma, cuando lo mimo agruma.

Ingenioso el celo, que le causa desvelo.
En pos del cañonazo, sus padres en flechazo.
Siempre siendo la suma, de lo que no esfuma.

Crece y prisa la pluma;
Independencia aterra, cuan en tiempo de guerra.
Esta madre se aferra, de su hijo y de su tierra.


Anabel García Medina


Las dos rimas son diferentes

La rima interna que en la cesura divide los dos hemistiquios, es diferente a la rima final de esos versos.

Ejemplo.

~

(Jotabéa con rima doble)


Acúnate en mis brazos, durmiéndote despacio,
estrechemos los lazos, que inundan el espacio.

Y con un beso tierno, bórrame sin adviento
lo que sé del infierno; ¡Regálame el contento!
Desháceme el invierno, tiñéndome el aliento
con horas sin gobierno. Donde se imponga el siento

de un alma soñadora, de imposición eterna
con sabia arrolladora. Con pasión en cisterna

que absorta a calzonazos, de un modo sobrio y lacio
pernocta en lo materno. Trémulo como el viento
que la ilusión me afora. Mientras el alma inverna.


Anabel García Medina






MÁS INFORMACIÓN

Para cualquier comentario, información, o necesidades diversas, contactar con el poeta creador de la Rima Jotabé, Juan Benito Rodríguez Manzanares.

Correo-e; jb@juan-benito.com

Teléfono; 655419420

Página web personal de Juan Benito Rodríguez Manzanares, creador de la Rima Jotabé.

http://www.juan-benito.com

Página oficial de la Rima Jotabé

http://www.juan-benito.com/jotabe.htm






CRÉDITOS

Los poemas en Rima Jotabé en sus primeras variantes, fueron definidos por primera vez el, jueves 18 de junio de 2009, a las 09:49 horas de la mañana, por su creador, el poeta, escritor, dramaturgo, profesor y académico, el Excelentísimo Señor Mosén Juan Benito Rodríguez y Manzanares, Gran Maestre Mayor de la Orden Poético-Literaria Juan Benito, Académico Extranjero de la Academia de Luminescência Brasilerira, con la Silla Inmortal número 20. Académico de la Academia de Ciencias, Tecnología, Educación y Humanidades.

La actualización de la Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé, se liberó a la Comunidad Poética Mundial, el 19 de junio de 2017 siendo las 11:53 horas, desde Valencia en una soleada y calurosa mañana.






En Valencia, ciudad poético-literaria, a diecinueve días del sexto mes del año de Nuestro Señor de dos mil diecisiete.

Pulsa aquí para contactar conmigo.

O envíame un coreo-e a esta dirección; jb@juan-benito.com 

 
     
   
 
    Amigos conectados     Arriba