Inicio Juan Benito
 
 


Artículos



ARTÍCULO 325

EL PERIÓDICO DE AQUÍ

El Periódico de Aquí

Volver a El Periódico de Aquí

Volver a Artículos

 
 

LAS FALLAS DE VALENCIA. EFÍMERO Y GRANDIOSO ARTE MONUMENTAL

 

 
 

En Valencia contamos con una fiesta que se ha convertido en un símbolo de nuestra ciudad a nivel mundial, las Fallas, siendo estas, sinónimo de tradición, alegría, petardos, fuegos artificiales, flores, luz y color allá donde se nombre.

No en vano las Fallas de Valencia son una fiesta de Interés Turístico Internacional desde febrero de 1980, y desde noviembre de 2016 la Unesco las inscribió en su Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Estas son unas altas credenciales para una fiesta de la cual su origen se pierde en la noche de los tiempos, pues hay historiadores que las relacionan con costumbres y tradiciones paganas inmemoriales.

Mas, hay una historia sobre el origen de las fallas que está más próxima a nosotros y posiblemente más cerca de la realidad, promulgada por el historiador Vicente Salvador Montserrat (Valencia, 1825-1895), marqués de Cruïlles y Caballero de la Orden de Montesa, el cual publicó en 1861 la Guía urbana de Valencia antigua y moderna, obra que, a pesar de los años, sigue siendo de referencia de nuestra ciudad.

Esta historia cuenta que los carpinteros al principio de la primavera quemaban en la puerta de sus establecimientos, todo lo sobrante del año, para hacer limpieza en sus carpinterías, haciendo coincidir esta quema de esas cosas inservibles con el día 19 de marzo, festividad de San José, que, además, es el Santo Patrón del Gremio de los Carpinteros.

A estas hogueras también añadían los «parots», (palabra valenciana cuya traducción es caballito del diablo, o libélula), que eran unos pies altos en los que colgaban los candiles para la iluminación de sus carpinterías, pues con el inicio de la primavera los días se alargaban y ya no los necesitaban.

Con el paso del tiempo, esos «parots» se fueron «humanizando», añadiéndole algún aditamento que así los hicieran parecer, y eso fue el inicio de las fallas tal y como las conocemos en la actualidad.

Con respecto al nombre de la fiesta, cabe señalar que la palabra «falla» etimológicamente deriva de la palabra del latín, «fac[u]la», diminutivo de la palabra «fax», que se podría traducir al español como, «antorcha».

De hecho, en el Llibre dels Fets, también conocido como Crónica de Jaime I, la primera de las cuatro grandes cónicas de la Corona de Aragón, se dice que las tropas del rey Jaime I (1208-1276), llamado «el Conquistador», llevaban fallas para iluminarse.

En 1885, como consecuencia a una situación acaecida sobre 1870, se desarrolló un sentimiento de defensa de las tradiciones típicas valencianas, y entre ellas las fallas, cosa que llevó a que la revista La Traca, otorgara los primeros premios a los mejores monumentos falleros, los cuáles ya no eran tan sólo los sobrantes de los talleres de carpintería.

Esto constituyó un antes y un después en la trayectoria de esta gran fiesta valenciana del fuego, pues las diferentes fallas comenzaron a competir entre ellas para conseguir el primer premio, cosa que hizo que junto a la tradicional crítica mordaz que siempre ha acompañado a las fallas de Valencia, se uniera la búsqueda de una estética que fuera agradable a la vista y distintiva del conjunto de las demás fallas.

La competencia por conseguir el primer premio se enraizó tanto en el mundo fallero, que en 1901 el Ayuntamiento de Valencia comenzó a otorgar unos premios municipales a las mejores fallas.

Llegado 1929 se convocó por primera vez el concurso de carteles falleros para promocionar la fiesta en todos los aspectos y supuestos. El primer ganador del concurso fue el ilustrador José Segrelles Albert (1885-1969), en cuyo cartel unía lo religioso con la imagen de San José, con lo pagano a través de unas figuras que sujetaban unos candiles.

En 1932, se instituyó la Semana Fallera como la conocemos en la actualidad, aunque es preceptivo comentar que a pesar de esa Semana Fallera las «fiestas josefinas», como también se denomina en algunos ámbitos a la fiesta fallera, comienzan el día de la «Cridà», que tradicionalmente se celebraba el último domingo de febrero, aunque este año se ha celebrado el primer domingo de marzo día 1.

La Cridà es el pregón fallero, el llamamiento que hacen las Falleras Mayores de Valencia a todos los valencianos y forasteros para participar de las fiestas falleras de las cuales son su máximo exponente, realizándose en las emblemáticas Torres de Serranos con un acto lleno de luz y color.

En este ejercicio 2020 las Falleras Mayores son la señorita Consuelo Llobel de la falla Albacete-Marvá, y la niña Carla García de la falla Ramiro de Maeztu-Leones.

Tras este acto inicial, desde el día 1 de marzo se puede disfrutar de unas impresionantes mascletás en la Plaza del Ayuntamiento, mas, el día grande de los petardos, la luz, el color y mucho, mucho estruendo con olor a pólvora, es la noche de la «Nit del Fòc», («Noche del Fuego»), en la cual podemos disfrutar de un soberbio castillo de fuegos artificiales en el antiguo cauce del río Turia.

Uno de los últimos premios incorporados a la fiesta fallera, son los otorgados a las calles mejor iluminadas, el cual comenzó en la década de 1970, y ya se ha convertido en un premio clásico por que compiten muchísimas calles, teniendo como momento grande de este premio, el «encendido de las luces».

Los falleros y falleras lucen unos vistosos trajes regionales con bordados, borlas y todo tipo de coloridas filigranas, que además de ser una seña de identidad de la fiesta fallera y de Valencia, se lucen sobremanera los días de la Ofrenda de Flores ante nuestra Patrona, Nuestra Señora la Virgen de los Desamparados, frente a la Real Basílica de la que es titular, siendo este uno de los actos falleros más emotivos, sobre todo para nuestras falleras que gentilmente, y siempre entre lágrimas de alegría y emoción, ofrecen su ramo de flores, que llegan a ser unos 50.000, para realizarle a la Virgen un manto de unos 15 metros de altura, cuyo diseño siempre es un secreto hasta el día que los vestidores lo van realizando en vivo.

Pero el día grande de las Fallas, es sin duda el día de la Cremà, donde en la noche del día 19 de marzo y madrugada del 20, se queman las más de 700 fallas que se plantan en toda la ciudad de Valencia entre fallas grandes e infantiles, haciendo esto que los ojos de las falleras se vuelvan a inundar de unas irrefrenables lágrimas, pero este fuego purificador, abre la vida a la primavera y marca el inicio de las fallas del siguiente año.
Debo apuntar, que es todo un espectáculo ver una panorámica aérea de Valencia la noche de la Cremà, pues es como si Valencia entera estuviera ardiendo sin posibilidad de salvación. ¡Quien ha visto esa imagen, no la olvidará jamás!

Se me quedan muchas cosas en el tintero que desearía compartir, pero seguro que habrá más oportunidades de disfrutar de bellos momentos falleros. Y, sobre todo, ¡No os perdáis las Fiestas de Fallas!

Valencia es sinónimo de cultura.


 
 
 

Fuente:
El Periódico de Aquí

 
 
 
 
     
   
 
    Amigos conectados     Arriba