Inicio Juan Benito
 
 
     
Rima Jotabé



Congresos Internacionales Rima Jotabé



CONGRESOS DE LA RIMA JOTABÉ



IV Congreso Internacional de la Rima Jotabé



Congresos de la Rima Jotabé



Logotipo de la Rima Jotabé
  IV Congreso Internacional Rima Jotabé



IV Congreso Internacinal de la Rima Jotabé

Ponencia de;

María Consuelo Giner Tormo

María Consuelo Giner Tormo
Alicante (España)

Jotabera.

María Consuelo Giner Tormo

Mi visión de la Rima Jotabé

Consideramos la Rima Jotabé, como un poema estrófico de novedosa creación neoclásica, pues, aunque se ajusta a unas formas determinadas dentro de una manera de componer clásica, sin embargo, su autor, Juan Benito Rodríguez Manzanares, ha tenido el mérito de conjugar los elementos de tal manera que surge una obra artística nueva, de gran belleza y armonía de todos los elementos.

La rima de los once versos que combina, en cuatro estrofas, es consonante:

AA BBBB CC ABC

Pero hay múltiples variantes, incluso, con versos de arte menor, recibiendo diferentes nombres, como Jotabé (la original), Jotabem, Jotabea, Jotabejo, Jotabemo, Jotabeí, Jotabeim, Jotabeía, etc. Cada poesía en Rima Jotabé estará compuesta como mínimo por un Jotabé con sus once versos, aunque un poema en su totalidad puede estar formado por un Jotabé o por varios. De esta manera los versos totales del poema siempre serán un múltiplo de once versos. Dejando al margen la utilización de estrambote o estrambobe.

Observamos, pues, que, básicamente, cada Jotabé está formado por once versos y cuenta con tres rimas distintas, una para cada una de las tres primeras estrofas; Si Tagore comparó la música (que siente lo infinito en el aire), y la poesía (que lo siente en el aire y en la tierra al mismo tiempo, porque su palabra tiene el sentido que camina y la melodía que vuela), vemos que esta propuesta Jotabé hay tres melodías y una armonía: cada una de las tres primeras estrofas «vuelan», con su rima (melodías), que vienen a confluir en la última estrofa (proporciona la armonía), con los tres últimos versos, la estrofa llamada «terzo», formando, ahora, una armonía perfecta, al simultanear las tres rimas (o melodías) que se han utilizado, con lo cual, queda vinculada cada Rima, fusionándose en un lazo de unión que da sentido a la obra, lo que podríamos llamar en términos musicales «un lied magnífico», unos temas melódicos sustentados en una armonía sólida, llena de ingenio y saber hacer.

La última estrofa de tres versos, el terzo, es la estrofa más importante, diríamos nosotros, pues evidencia el sentido de la composición poética, lo redondea, lo magnifica de manera extraordinaria y, de alguna manera, lo sujeta a la tierra, con la propuesta presentada, con la palabra que «camina» hacia lugares reales o idílicos, insospechados, muchas veces, por el lector, hasta que termina el poema.





Cuadro: Elementos fijos en la composición estrófica Jotabé.

El ritmo y la métrica serán libres, con arreglo a cada una de las variantes que elija el poeta para expresarse en Rima Jotabé.

No nos extraña que esta composición estrófica haya tenido tanta aceptación, entre los poetas, que la han abrazado nada más conocerla, por lo que tiene una proyección en el espectador a nivel mundial, en todos los países de habla hispana e, incluso, en otras lenguas, como el portugués. De nada serviría una obra de arte si no se proyectara en una audiencia que fuera capaz de atender, entender y aprehenderla. De esta manera, el poeta es «el primer público» que, al descubrir la nueva composición poética, se siente atraído por ella e inmediatamente anhela la necesidad de escribir con esta propuesta neoclásica, y luego se va extendiendo hasta llegar a los lectores amantes de la poesía, aunque no sean poetas creadores.

Desde luego, la genialidad de la Rima Jotabé ya es un hecho; su consolidación, también; y, de igual manera, la aceptación por el público, en general, por lo que sólo nos resta dar la enhorabuena a su creador, que ya se ha ganado un puesto en el Parnaso poético. Tal y como dijo Azorín, «el poeta debe estar por encima del tiempo y del espacio», y eso le pasa y le pasará a nuestro querido escritor y poeta Juan Benito con su Rima Jotabé, de ahí que su propuesta se haya consolidado y eternizado en el tiempo y en el espacio. No nos confundimos al asegurar que siempre habrá poetas que sientan la necesidad de expresarse con estos poemas estróficos, hecho que debemos agradecer los que componemos poesía, pues tenemos un arma más, un recurso más, una forma más, a la hora de expresar nuestros sentimientos o vivencias, de soñar la humanidad o recargar la esperanza.

Sólo nos queda, pues, dar la enhorabuena a Don Juan Benito, por esa magnífica, propuesta, expresándole nuestras más sinceras felicitaciones y nuestro agradecimiento, por dar a conocer la misma, pues de nada hubiera servido si se hubiera quedado en un cajón, mientras que de esta manera nos ha proporcionado un nuevo recurso para crear poemas.

Cartel anunciador del IV Congreso Internacional de la Rima Jotabé

 
     
   
     
 
    Amigos conectados     Arriba