Inicio Juan Benito
 
 
     
Rima Jotabé



Congresos Internacionales Rima Jotabé



CONGRESOS DE LA RIMA JOTABÉ



Congresos de la Rima Jotabé



Logotipo del Certamen Poético Internacional, Rima Jotabé



Logotipo de la Rima Jotabé



Logotipo de Juan Benito, Poeta cradror de la Rima Jotabé
 
II Congreso Internacional Rima Jotabé



II Congreso Internacinal de la Rima Jotabé

 

Ponencia de;

Alberto Luis Collantes Núñez

Alberto Luis Collantes Núñez
(Madrid, España)

Gerente en España y jefe de ventas.
Poeta.
Alberto Luis Collantes Núñez

Carne viva

Un poeta suele ser carne viva y todo le duele más. Somos hiperestésicos. Como la carne viva, necesitamos alivio para nuestro sufrimiento. Los premios son un alivio, efímero, leve, pero alivio.

Un poeta suele ser un ser inseguro y un premio de poesía, más que alimentar el ego del poeta, más bien mitiga su inseguridad.

Un poeta suele ser crítico hasta consigo mismo. Nunca del todo satisfechos con lo que escribimos, precisamos la palmadita en forma de premio para seguir adelante.

En mi caso, busqué un premio para poder publicar y que me leyeran. Porque se escribe para que te lean. Encontré una página web y me presenté a un premio que no gané. Pero encontré otros y descubrí que los premios eran un acicate a mi escritura, una fuente de inspiración, un tema propuesto. Y me hice adicto.

He de decir que siempre he estado fuera de las tendencias poéticas y no he evolucionado formalmente casi nada. Tengo mi estilo, mi voz, que no quiero cambiar. Soy un poeta formalmente clásico, no soy amigo de revoluciones formales y considero que no hay mejor manera de decir algo en verso que un soneto. Detesto los poemas largos. Me gustan los destellos, ¡líbreme Dios de pretender iluminar a nadie! Por eso, cuando encontré la Rima Jotabé me sonreí. Estaba en lo que yo hacía: Corto, intenso, encorsetado en una rima y una medida. Era un reto.

Me puse a ello y descubrí que un Jotabé era más difícil que un soneto. Es una forma poética delicada que requiere un esfuerzo ímprobo. Es fácil caer en la cacofonía. Hice algunos. Concluí que debía escribir en verso alejandrino para librar a estos mis primeros poemas jotabéicos de la cacofonía. Busqué ritmo. En esa época, atravesaba los momentos más duros de una depresión que hoy no es tan profunda y con la que he aprendido a convivir.

“Me siento cual ladera lamida por el fuego”, escribí.

Cuando lo acabé, me gustó, pero nunca pensé que podría ganar. En el mundo de los premios, solo había conseguido entonces un segundo premio y un primer premio en mi facultad participando cinco personas: “Pon tu verso contra el racismo”.

Me contaron que García Lorca fue a ver a Machado para que le bautizara como poeta y éste le tiró a una fuente. Cuando yo supe que había ganado el Jotabé me sentí bautizado como poeta. Mi lectura era simple: unas personas muy preparadas y amantes de la poesía habían valorado mis versos. En mayor o menor medida me sentí aceptado en un universo de poetas al que siempre fui ajeno. Y, aunque mi planeta fuera apenas un asteroide errante y casi invisible, estaba en ese universo y formaba parte de él.

Lo mejor, vino después.

Quizá porque soy alguien agradecido, quizá para compensar el no haber podido asistir a la entrega de premios, escribí un Jotabé laudatorio (seguro que hay más) para Juan Benito. Como respuesta y tras su agradecimiento me sacó de algunos errores de principiante, autodidacta, que agradecí más que el premio porque me hicieron mejorar.

Porque Juan Benito es más que una rima, es amor a los versos bien hechos, a los alejandrinos con ritmo, los endecasílabos musicales, las sinalefas en su sitio, las eses sobrantes fuera... Además, como yo, es adalid de los viejos códigos, otro jinete de dragones en un mundo en el que los grandes reptiles ya no tienen sitio.

Porque, como yo, Juan Benito podrá cambiar la estilográfica por un PC, pero seguirá vistiendo la rima consonante con significado, verso clásico con ritmo y musicalidad, sonetos, sextinas y Jotabés. Porque la poesía no es solo significado, es forma también. Y no hacemos trampa.

En yoga, la postura posibilita la meditación.

En poesía, la forma posibilita el lenguaje poético.

Y Juan Benito ha puesto su granito de arena para aportar algo nuevo sin rupturismo ni revoluciones. He ahí su grandeza.



II Congreso Internacional de la Rima Jotabé

II Congreso Internacional de la Rima Jotabé

 
     
   
     
 
    Amigos conectados     Arriba